Peligrosa redefinición de "terrorismo"

Share/Save
Терроризм - подмена понятия, vigiljournal.com

La definición clásica de terrorismo es la matanza intencional de civiles para imponer un punto de vista político, como poner bombas en la línea de llegada de un maratón o estrellar aviones comerciales contra edificios repletos de oficinistas. Sin embargo, los medios de información dominantes han ampliado la definición para incluir soldados estadounidenses o tropas aliadas, incluso si operan en el extranjero.

Por ejemplo, el columnista del  New York Times  Thomas L. Friedman citó el miércoles como un supuesto ejemplo de “terrorismo de Irán” el atentado contra una base de  marines en Beirut en 1983, “considerado obra del instrumento de Irán, Hizbulá”. Y Friedman no es el único que menciona el atentado contra los marines en 1983 como “terrorismo” junto con el apoyo de Irán a las milicias chiíes que combatieron contra el ejército de ocupación estadounidense en Iraq durante la década pasada.

Los medios de información estadounidenses tratan rutinariamente casos semejantes como merecedores de la condena rotunda que implica la palabra “terrorismo”. De la misma manera, esa actitud se amplía a los ataques de Hizbulá a las fuerzas militares israelíes incluso en los años 80 cuando Israel estaba ocupando el sur de Líbano.

Pero los ataques dirigidos contra fuerzas militares –no civiles– no constituyen “terrorismo” en su definición clásica. Y se trata de una distinción importante porque la palabra comporta merecidamente implicaciones morales y legales negativas que pueden colocar a las naciones acusadas de “terrorismo” en la mira de sanciones económicas y ataques militares que pueden matar a cientos de miles o incluso millones de civiles.

En otras palabras, el abuso de la palabra “terrorismo” puede tener consecuencias similares al propio terrorismo, las muertes indiscriminadas de gente inocente, hombres, mujeres y niños. Gran parte del caso a favor de las sanciones y la guerra contra Iraq en los años 90 y 2000 se basó en afirmaciones dudosas e incluso falsas sobre el supuesto apoyo de Iraq a al-Qaida y a otros terroristas.

Y el caso de 1983 es especialmente significativo porque es un camino hacia un argumento emocional al acusar Irán de tener “sangre estadounidense en sus manos” y de ser por lo tanto indigno de cualquier relación diplomática. Sin embargo, al examinar la verdadera historia tras el atentado al cuartel de los  marines, se ve una historia mucho más compleja y matizada que asigna la culpa a todas las partes.

El contexto inmediato de la tragedia fue la invasión israelí del Líbano en 1982 y la guerra civil multilateral que causaba estragos entre las facciones libanesas. Los invasores israelíes llegaron a la capital libanesa, Beirut, en cosa de días como parte de una campaña para aplastar a la Organización de Liberación de Palestina.

Entonces, después de más combates y prolongadas negociaciones, Israel obligó a la OLP a abandonar el Líbano y partir a Túnez. Pero la OLP dejó atrás a mujeres y niños en campos de refugiados en Sabra y Chatila, donde los oficiales israelíes permitieron que fuerzas de milicias cristianas apoyadas por Israel masacraran a más de 700 y posiblemente miles de civiles palestinos y chiíes, una de las atrocidades más espantosas de la guerra.

A ese caos, el presidente Ronald Reagan envió una fuerza de  marines como mantenedores de la paz, pero fueron gradualmente involucrados en los combates al lado de Israel y sus aliados de las milicias.

El Consejero Nacional de Seguridad Robert McFarlane, quien a menudo representó los intereses de Israel en los niveles superiores del Gobierno de Reagan, convenció al presidente para que autorizara el USS New Jersey para que disparara proyectiles de largo alcance contra aldeas musulmanas, matando a civiles y así convenció a los milicianos chiíes de que EE.UU. tomaba partido en el conflicto.

El 23 de octubre de 1983 los militantes chiíes devolvieron el golpe, enviando un atacante suicida en un camión a través de posiciones de seguridad de EE.UU., demoliendo el alto edificio del cuartel de los  marines y matando a 241 soldados estadounidenses. Reagan posicionó a las fuerzas sobrevivientes lejos de la costa.

Aunque los medios noticiosos en EE.UU. inmediatamente calificaron el atentado contra los  marines de acto de “terrorismo”, las personas informadas sobre la administración de Reagan conocían la situación y reconocieron que el “alcance exagerado de la misión” había causado que los soldados estadounidenses fueran vulnerables a represalias.

“Cuando los proyectiles comenzaron a caer sobre los chiíes, estos asumieron que el ‘árbitro’ estadounidense había tomado posición”, escribió el general Colin Powell en su memoria  My American Journey . En otras palabras, Powell, entonces era asesor militar del secretario de Defensa Caspar Weinberger, reconoció que las acciones de los militares de EE.UU. habían alterado el status de los  marines desde el punto de vista de los chiíes.

El posicionamiento  offshore de los  marines tampoco terminó la intervención de EE.UU. en el Líbano. La violencia ojo por ojo en Beirut continuó. El director de la CIA William Casey ordenó operaciones secretas de contraterrorismo contra radicales islámicos y envió al veterano oficial de la CIA William Buckley. Pero el 14 de marzo de 1984, Buckley desapareció misteriosamente de las calles de Beirut y fue torturado y asesinado.

En 1985, Casey atacó al líder de Hizbulá Jeque Fadlallah en una operación que incluyó la contratación de agentes que hicieron detonar un coche bomba frente al edificio de apartamentos en el que vivía Fadlallah.

Como lo describió Bob Woodward en  Veil, “el coche estalló, matando a 80 personas e hiriendo a 200, causando devastación, incendios y edificios derrumbados. Todo el que se encontraba en el vecindario resultó muerto de inmediato, herido o aterrorizado, pero Fadlallah escapó indemne. Sus partidarios colocaron una inmensa pancarta ‘Made in the USA’ frente a un edificio que habían volado.

En otras palabras, el Gobierno de EE.UU. se zambulló en un sangriento pantano de terrorismo mientras condenaba a otras partes por involucrarse en terrorismo. Pero la ciénaga moral que era el Líbano, en los años 1982-1985, no es lo que Friedman y otros propagandistas estadounidenses describen cuando calumnian a Irán de fuerza particularmente maligna. Friedman tampoco opera con una definición objetiva de terrorismo.

Como Colin Powell reconoció, una vez que EE.UU. se unió a la guerra civil libanesa como beligerante, los soldados estadounidenses se convirtieron en objetivos legítimos de las represalias. Por mucho que uno pueda lamentar las muertes de 241 miembros del personal de EE.UU. (o en realidad cualquier muerte), no se trató de un acto de “terrorismo”.