El nuevo orden mundial

Share/Save
Доктор Роберто Мангабейра Унгер

"Es totalmente necesaria la revisión del régimen político y económico mundial", Roberto Unger

Un famoso político brasileño, científico y filósofo Doctor Roberto Mangabeira Unger respondió a las preguntas de la revista VIGIL.

VIGIL: Doctor Unger, ¿qué perspectivas según su opinión tiene el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, y República Sudafricana)? ¿Qué medidas pueden ser tomadas por estos países para superar las consecuencias negativas de la crisis político-económica mundial?

R. Ugner: Primero, creo que los países de BRICS tienen ideas y circunstancias comunes. Por ejemplo, nuestra intención de realizar la reforma del régimen mundial de tal manera, que el régimen existente no impondría a los países comerciantes en nombre del comercio libre la aceptación de la versión determinada de la economía del mercado, la cual es parasitario bajo la marca de los subsidios, forma las relaciones estratégicas entre los gobiernos y las empresas, impone el régimen existente  de la propiedad intelectual  en todo el mundo y en general impide a la realización de los experimentos locales tan necesarios para nosotros.

Estamos interesados en el desatollo de los acuerdos internacionales monetarios con los fines de sustituir el dólar como la moneda mundial de reserva. Nosotros podemos pasar toda la lista: existe una serie de las obligaciones convergentes que se acercan. Segundo, yo perfectamente entiendo que totalmente no tenemos el programa de revisión del régimen político y económico. Debemos tener este programa pero no lo tenemos.

El objetivo de este programa debe ser la formación del régimen mundial político y económico, que va a crear las condiciones favorables para los experimentos, opiniones originales, soluciones alternativas y desviaciones para derrocamiento del régimen mundial, que se impone desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

También quería destacar que la causa principal de la ausencia del programa de revisión del régimen político y económico es la elaboración incompleta de los nuestros programas nacionales. Para el día de hoy como alternativa del régimen que domina en los países ricos del Atlántico del norte, en el mundo existe una mezcla no orgánica, una combinación casual de neoliberalismo, capitalismo estatal, la democracia social de compensación. Y no es suficiente. Antes todo, en cada de los nuestros países necesitamos un proyecto básico, el cual debe ser dirigido hacia la democrtaización del mercado, reforma radical de los principios de la educación, garantía de la base práctica de la unión social, creación de las condiciones de la democracia activa, la cual no necesita los cambios y las situaciones de la crisis como la condición del cambio. Con otras palabras, en cada de estas esferas necesitamos alternativas poderosas de aquél régimen que actualmente domina en los países ricos del Atlántico del Norte. Pero no las tenemos.

VIGIL: ¿Puede Usted con más detalles exponernos su punto de vista con respecto a los nuestros países?

R. Unger: Vamos a analizar cada esfera en orden. En la esfera de la economía tales países como los nuestros, Brasil y Rusia deben garantizar el desarrollo continuo y superar su dependencia de la extracción de las reservas minerales, baja producción y la exportación de las materias primas. ¿Pero cómo hacerlo? Se puede lograrlo sólo usando el poder estatal para la difusión de las prácticas y tecnologías avanzadas, antes todo, a favor del negocio pequeño y mediano quien comparta la parte principal de la exportación e importación. Tal proyecto puede ser realizado exitosamente en el contexto de las formas establecidas del mercado. El proyecto debe ser basado sobre las coparticipaciones decentralizadas y la coordinación estratégica entre los gobiernos y redes de las empresas pequeñas y medianas. Para tal proyecto es necesaria la competencia cooperativa entre ellos. Con otras palabras, es necesaria no sólo la regulación del mercado, sino restauración y remodelación de su contenido institucional.

En la esfera de la educación necesitamos ajustar la administración de las escuelas de nivel local a los estándares de calidad. Con eso debemos crear la forma que en lugar de la orientación hacia la información, conocimientos enciclopédicos y la memoria  será basada sobre los principios de análisis, solución de los problemas, intercomunicación y dialéctica.

Con relación a la organización de la sociedad civil, necesitamos la base para solidaridad social y la unión, la cual es mucho más eficaz, que simplemente transferencias de los medios, organizadas por el estado. El estado debe organizar la sociedad civil de tal manera para que la sociedad pudiera participar activamente en prestación experimental y competitiva de los servicios públicos. No debemos elegir entre formal prestación de los servicios públicos estandarizados de la calidad baja y su privatización para logro de beneficios por las empresas privadas. Debe existir la alternativa, cuando el estado contribuye a la organización de incorporación de la sociedad civil al proceso de prestación de los servicios públicos.

Aún más, cada adulto competente debe no sólo ocupar la posición en el sistema de la producción, sino compartir la responsabilidad de cuidar otras personas fuera de los límites de su propia familia. La única base adecuada de la unión social es la responsabilidad directa, y no sólo el dinero.

La cuarta esfera de remodelación institucional es la organización de los sistemas democráticos, los cuales no necesitan la crisis como la condición de los cambios. Las democracias activas deben existir a base del la participación activa de la población en la vida política. Ellas deben dar la posibilidad a los elementos determinados de la federación o a los sectores concretos de la economía desviar de las soluciones adoptadas por todos y crear los modelos alternativos del futuro. Ellas deben enriquecer la democracia de representación con los elementos de la democracia de la participación directa. Por ejemplo, a través de los referendos programáticos combinados, que atraen al electorado común al proceso de tomar las decisiones sobre los problemas fundamentales, justo esto me gustaría ver en las nuestras sociedades.

Necesitamos los estados fuertes, pero a pesar de esto, en la práctica existe sólo dos caminos de creación de un estado fuerte: el malo y el bueno. El camino malo pasa a través del sistema burocrático, que es capaz de proteger el estado de absorción por los intereses plutocráticos. El buen camino prevé la radicalización de los mercados. Esto es la única manera de prevenir la debilidad del estado, con eso la influencia poderosa puede ser ejercida o por medio del autoritarismo o por el medio de la democracia radical. Debemos ambicionar justo la democracia radical. De esta manera en nuestro propio país y después en otros países de BRICS me gustaría ver la variedad de las iniciativas institucionales y experimentos en esta dirección.

VIGIL: ¿Si la democracia de alta actividad es del pueblo o debe ser introducida por la élite?

R. Unger: Esto significa la participación de todos los ciudadanos. ¿Qué necesitamos con el respecto a la democracia? Se puede usar una serie de la metáforas físicas: necesitamos levantar los grados y el grado alto significa un nivel alto de la movilización política. De esta manera la movilización política puede ser o extra-institucional, por ejemplo en forma de populismo o institucionalizada. Necesitamos organizar la forma institucional de la movilización alta. Además de esto necesitamos no sólo levantar el grado, sino acelerar el paso. Necesitamos las medidas constitucionales, las cuales pueden resolver la situación sin salida por el modo del referendo combinado o reelecciones. Necesitamos presentar la posibilidad a las diferentes capas sociales de la federación de crear nuestro futuro común. La sociedad se mueve por el camino determinado, en los extremos de la cual se actúa permitiendo a las partes concretas de sociedad generar los ejemplos alternativos del futuro nacional. Por fin no debemos permitir a la democracia representativa sustituir la democracia directa. La democracia de la representación debe combinarse con los métodos de la participación directa. Sólo esta política puede garantizar las condiciones para los rápidos y estructurales cambios que no necesitan la crisis como la condición de los cambios.

VIGIL: Cuando hablamos del hemisferio del oeste, ¿cuáles son las perspectivas del proceso de la integración en América del Sur?

R Unger: A través de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y MERCOSUR hemos promovido el proceso de la integración de América del Sur. Pero yo creo que Mercosur es una máquina sin corazón. Le falta un aliento determinante, y este impulso puede convertirse en un modelo convincente del desarrollo, modelo alternativo del desarrollo. Toda vía no lo tenemos, sólo existen sus elementos primarios. Por ejemplo en Brasil durante la administración de los últimos gobiernos (incluyendo el gobierno del Presidente Lula, en lo cual yo he tenido el honor de trabajar) hemos logrado democratizar el consumo. Hemos ampliado la economía no por parte de los suministros, sino por parte de la demanda. Al fenómeno social más importante en nuestro país y en muchos otros países de América Latina durante los últimas décadas se convirtió la formación de la segunda capa media desde abajo, que representa la combinación de los millones de las pequeñas empresas que aparecen, la cual posee la cultura interna de autodefensa. No tenemos el modelo institucional, que capaz de garantizar las posibilidades económicas y educativas para esta capa que aparece. Este problema toda vía no lo hemos solucionado. La democratización de economía del mercado, consecuente y organizada ampliación de los horizontes económicos y educativos - esto es lo que estamos necesitando. Hasta que no logremos esto, en la integración de América del Sur van a faltar los elementos más principales. No puede desarrollarse exitosamente sólo a bases comerciales. Necesita una idea político-económica.

VIGIL: ¿Qué problemas aparecen en los nuestros países ahora?

R. Unger: Problema consiste en que el carácter de las relaciones comerciales en el mundo de algún modo sirve como desviación de la tendencia estructural. China en lugar de garantizar la redistribución básica entre las capas, sectores y regiones, lo que exige la intensificación del mercado interior, está importando las materias primas desde Brasil y lo exporta a los países más ricos. En Brasil en lugar de organizar la estrategia de la producción, que amplifica el potencial y garantiza los recursos de la multitud de las empresas que van apareciendo, se aumenta la producción y la exportación de las materias primas y reservas minerales. La debilidad de esta estrategia se cubría con los precios mundiales de las materias primas, que garantizaba China en primer lugar. Justo por esto confirmo, que flujos de mercancía, los cuales en principio podrían convertirse en un instrumento de la transformación interna estructural, en su mayoría se convirtieron en la sustitución de la transformación interna estructural.

VIGIL: Teniendo en cuenta enorme potencial económico de Rusia y Brasil ¿qué medidas pueden tomar nuestros gobiernos para la cooperación mas eficaz en la arena internacional?

R. Unger: Creo que aquí existen dos tareas. Con eso una tarea es mucho más importante que la otra. La tarea menos importante consiste en el desarrollo de un programa común de las actividades de revisión del régimen político y económico mundial. Debemos no sólo luchar por las posiciones correspondientes en el marco del régimen existente. No nos debe separar la lucha por las posiciones correspondientes en el marco del régimen existente. Debemos luchar por el régimen que no limita experimentos institucionales, de los cuales estamos necesitando.

La tarea más importante es la creación de la propia nacional estrategia eficaz, proyectos propios con el contenido institucional de lo cual ya he hablado. Mientras no logremos crear algo más importante que esta combinación de neoliberalismo, capitalismo estatal y la democracia social de compensación, no podemos avanzar hacia adelante. La causa principal de que no tenemos el proyecto es el hecho de que no tenemos los proyectos para nosotros mismos. De esta manera, la elaboración de estos proyectos es la tarea de una importancia trascendental.

VIGIL: ¿El problema de creación de los proyectos nacionales es común para todos los países de BRICS?

R. Unger: Sí, este problema es característico para cada país del grupo BRICS. Cada país tiene unos fragmentos determinados, elementos determinados de tal iniciativa, tal proyecto, pero a ninguno de ellos se puede considerar como un modelo, que se acerca a lo que he descrito al principio