LOS RUSOS EN MÉXICO…EN PRIMER PLANO

Share/Save
Мексика

Era una verdadera sensación... El Canal 22 de la televisión mexicana durante dos semanas de los Juegos Olímpicos de Sochi, todas las tardes en el horario de máxima audiencia le hacia entrevistas a los rusos que viven en México. Por primera vez en la historia de las relaciones entre nuestros países los rusos eran mostrados en las pantallas de televisión de este país, lo que se llama en primer plano , no preconcebido, con un interés enorme y una simpatía no oculta. México de nuevo descubría para si Rusia y los rusos. Alguien de los periodistas de la televisión local, lo llamo metafóricamente como la "Conquista Rusa”.

Como base de este programa de televisión de muchos capítulos fue tomado un libro recién publicado en México en los idiomas ruso y español "Los rusos en México", preparada con la ayuda de embajada de Federación Rusa por un colectivo de autores y compatriotas rusos. Este libro también a su manera era un descubrimiento.

"No hemos imaginado que en nuestro país viven tanta gente notable y cuanto lo bueno esta gente hiso para su segunda patria" confeso uno de los tele presentadores del canal 22,  quien tuvo la oportunidad de entrevistar a los emigrantes rusos. Y eso con lo que en comparación con otros países diáspora rusa en México es relativamente poco numerosa. Según la información del Instituto local de migración aquí viven un poco más de 20 mil personas procedentes de Rusia.  ¡Una gota en el mar! Pero el índice cuantitativo en este caso no es principal para nada. El criterio más importante - es la significación de la presencia rusa en el espacio espiritual y cultural de uno u otro país. Y en México los rusos a partir del siglo 16 y hasta ahora han dejado una huella bastante notable.

¿Saben qué especialistas de Rusia en México son más necesarios? ¡Los músicos y los científicos! Según la información del servicio de migración hoy en el país trabajan más de mil quinientos científicos rusos de alta calificación y más de 500 músicos y profesores de música de alta calificación. Y no solo trabajan, sino aportan a las diferentes esferas de la vida de su nueva patria.

Aquí están unos ejemplos.

Hace poco en el norte de México en una ciudad pequeña de Ensenada apareció un Centro más grande de nanotecnologías, análogo del centro que está solo en la fase de diseño Skolkovo de Rusia. Él ha unido dos decenas de especialistas de nanotecnologías, en general los académicos procedentes de la ciudad de Novosibirsk.

Un físico y matemático ruso Aleksandr Balankin, autor de más de 250 inventos, laureado del premio científico UNESCO, es el miembro del Consejo Consultativo en cuestiones de la ciencia ante el Presidente de México.

Hay que mencionar a los ingenieros rusos y petroleros, quienes estuvieron en los origines de la industria petrolera mexicana. Ivan Korzhujin hasta en los años 20 del siglo pasado en la Universidad Nacional Autónoma de México, y Vladimir Oljovich, padre del famoso director del cine Sergio Oljovich, ha descubierto junto con los colegas mexicanos decenas de yacimientos ricos de petróleo.

La presencia de Rusia en la cultura y el arte mexicano más notable y marcado con los nombres de los eminentes pintores, artistas, músicos.

Pintor mexicano de procedencia rusa Vladimir Kibalchich más conocido como Vladi, fue nombrado la persona del segundo milenio en la esfera de bellas artes y fue reconocido como uno de los pintores más eminentes no sólo de México sino de todo el mundo.

El famoso productor y empresario Valentin Pimshtein también tiene raíces rusas, se considera como fundador del género de las "novelas de televisión". En su cuenta tiene más de 200 novelas de televisión reconocidos en todo el mundo.

Nadin Markova de Odessa fue honrada con el título de la mejor fotógrafo de México, y la joven actriz rusa Ana Layevska se convirtió en estrella número uno de las novelas de televisión.

El nombre del científico lingüista Yuri Knórozov con letras de oro está escrito en la historia de ambos países - Rusia y México: es que él fue el primero quien ha logrado de descifrar la escritura  maya. Como reconocimiento de sus enormes méritos ante la humanidad, en la península de Yucatán en la zona de maya fue instalado un monumento de él y fue abierto un Centro para la Investigación de Mesoamérica que tiene su nombre. El primero de los rusos, quien tuvo este honor era nuestro gran poeta Aleksandr Pushkin, su busto está en el centro de la capital mexicana.

Aleksandra Kolontái, la primera mujer embajadora en el mundo, quien ha trabajado aquí solo medio año, pero ha logrado durante este corto periodo abrir a las mujeres de México un camino a la gran política.

Más de cien calles en la Ciudad de México tienen nombres rusos en las cuales están inmortalizados los nombres de los muchos hombres de la historia y la cultura rusa, entre ellos Chaikovski, Músorgski, Lev Tolstói, Pushkin, Stanislavski, Valentina Tereshkova, Yuri Gagarin, Serguéi Eisenstein. En los años 1931-1932 nuestro director del cine filmaba aquí la película "¡Que viva México!" con la participación de los muchos actores mexicanos y la gente de la calle. Según la opinión de los críticos mexicanos fue él quien fundó las bases de la cinematografía nacional mexicana.

El gran pintor mexicano David Siqueiros una vez dijo: "México era dos veces descubierta por Europa. La primera vez con las armas y la crueldad de los conquistadores de Hernán Cortés, y después al pasar cuatro siglos con las clarividencias geniales del director del cine soviético Serguéi Eisenstein".

Este proceso de descubrimiento no era unilateral. Rusia se descubría para sí a México lejano y México descubría a Rusia. ¡Para cuantos maestros rusos de cultura el país de aztecas y maya ha dado un impulso creador, se convirtió en una fuente de inspiración!

El poeta ruso Konstantín Bálmont visitó a México el 1905 y se enamoró de este país. Él fue el primero, quien tradujo al ruso las poesías de los indios antiguos.

El gran Mayakovski estuvo aquí solo tres semanas, pero ha conservado el amor a esta tierra hasta el fin de la vida. "No he visto tal tierra y no he pensado que tales tierras existen",- dirá él después de regresar a su patria.

Joseph Brodsky ya estando en exilio, escribirá un ciclo impresionante de los versos "Divertimento mexicano" y pronto recibirá Premio Nobel. ¡A caso no es una confirmación de las relaciones especiales entre Rusia y México! Y con cada año este país ocupa más espacio en el alma rusa... ¿Es porque tenemos muchas cosas en común con los mexicanos? Este sentimiento alegre de parecido, cercanía de almas, caracteres humanos, parecido de las formas de comprensión y de la representación de la realidad se apodera desde los primeros minutos de estancia en la tierra mexicana.

Serie de programas en la televisión mexicana, en la cual yo he tenido la suerte de participar, se llamaba "Romper el hielo”. A mi este nombre me pareció un poco incorrecto. En la historia de nuestras relaciones con México, las cuales hace poco se han celebrado 120 aniversario, había de todo: despegues y aterrizajes, heladas y deshielos, flujos y reflujos, pero nunca habían los hielos de hostilidad, bancos de hielo de enfrentamiento y congelación perpetua de indiferencia. ¡Quiero creer que era así, y así será para siempre!

Irina Vasilkova, miembro del consejo coordinativo de Asociación de compatriotas rusos en México.