terrorismo

¿Es realmente necesario que te explique por qué es aceptable, necesario y admirable para Estados Unidos y sus aliados de menor importancia hacer volar las casas, familias, hombres, mujeres y niños en Siria?

Esta última historia de hacer volar a 85 civiles en sus casas tiene a algunas personas confundidas y afectadas. Déjame ayudarte.

Dos noticias difundidas en semanas recientes, con pocos días de diferencia, sobre hechos en apariencia desconectados, ponen de presente que en Estados Unidos se ha inventado un nuevo derecho: el “derecho de asesinar”. El primer hecho es puramente doméstico de los Estados Unidos, y se refiere al asesinato de dos jóvenes mujeres por parte de su propia madre, quien las mató con un arma de fuego el día 27 de junio en un pequeño poblado del Estado de Texas.

El 12 de junio de 2016 Omar Mateen disparó y mató a 49 personas en un club nocturno en Orlando, Florida, antes de que lo matase la policía. Esos son los simples hechos del caso. La prensa, predeciblemente, sobrecargó las secuelas aunque nada que lleve a su esclarecimiento. El torrente de información hace que sea difícil separar los hechos de la ficción o analizar los acontecimientos de una manera significativa.

París y Londres no paran de emitir declaraciones rimbombantes contra el Emirato Islámico y de condenar su campaña de limpieza étnica y sus atentados. Pero, por debajo de la mesa, están preparando una limpieza étnica en el norte de Siria, para crear allí un seudo Kurdistán, y a la vez preparan el traslado del Emirato Islámico hacia la región iraquí de Al-Anbar, donde crearían un Sunnistán. Thierry Meyssan analiza ese plan y subraya las numerosas contradicciones del discurso oficial.

Qatar compró a Ucrania armamento antiaéreo de muy alta tecnología destinado al Emirato Islámico. La transacción tuvo lugar a finales de septiembre de 2015, justo antes de la intervención militar rusa contra el grupo terrorista y fue aprobada por la embajada de Estados Unidos en Doha. El armamento fue enviado a través de Bulgaria y Turquía. Oficialmente, Qatar, Ucrania, Estados Unidos, Bulgaria y Turquía luchan contra el Emirato Islámico.

La fase de la «primavera árabe» está llegando a su fin. El Kremlin y la Casa Blanca están perfilando ahora el «Medio Oriente ampliado». Pero el acuerdo que habían concluido antes de la intervención militar rusa en Siria pudiera verse modificado por el cambio en el equilibrio de fuerzas. Nada demuestra que Moscú aceptará la estabilización de Siria y que mirará para otro lado mientras se desarrollan los procesos de división de Turquía y de Arabia Saudita, que están por comenzar.

La definición clásica de terrorismo es la matanza intencional de civiles para imponer un punto de vista político, como poner bombas en la línea de llegada de un maratón o estrellar aviones comerciales contra edificios repletos de oficinistas. Sin embargo, los medios de información dominantes han ampliado la definición para incluir soldados estadounidenses o tropas aliadas, incluso si operan en el extranjero.

Un cambio muy profundo y significativo acaba de producirse en el Levante: el ejército ruso está comenzando a implicarse en contra del terrorismo en Siria. Avanzando con prudencia, después de haber estado ausentes de la escena internacional desde la disolución de la Unión Soviética, las fuerzas armadas de la Federación Rusa acaban de crear una comisión ruso-siria, de entregar armamento y datos de inteligencia y de enviar algunos consejeros, todo esto de manera más o menos coordinada con la Casa Blanca.

Los miembros del G7 acaban de terminar su 41ª cumbre. Los dirigentes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido se reunieron en un gran palacio bávaro, el castillo Elmau. Fue un sitio adecuado para los amos del universo.

Afirman que el mantenimiento del orden mundial es su pasatiempo. De hecho, lo que más les interesa es la preservación de su poder a cualquier precio.

La administración Obama ofreció hoy una recompensa de 20 millones de dólares por información que conduzca a cuatro figuras claves del Estado Islámico (EI), un grupo extremista al que combate en Irak y Siria.
El Departamento de Estado está buscando información que pueda conducir al arresto de 'Abd al-Rahman Mustafa al-Qaduli, Abu Mohammed al-Adnani, Tarkhan Tayumurazovich Batirashvili y Tariq Bin-al-Tahar Bin al Falih al-'Awni al-Harzi.

Páginas