N. Vázquez

Que una isla pequeña y subdesarrollada como Cuba consiga estar a la cabeza de investigaciones científicas de interés para todo el mundo, no deja de asombrar.